El Centro José Guerrero presenta su primera exposición temporal; Guerrero-de Kooning. La sabiduría del color está centrada en el diálogo entre la última obra de estos dos artistas europeos para los que Nueva York supuso el eslabón más importante en el desarrollo de su carrera artística. María de Corral, la comisaria de la muestra, lleva hasta un espacio público dos formas de expresión completamente distintas, pero que tienen en común el juego infinito de la pintura como pintura, la manifestación del proceso como forma de existencia, esa compleja y ambigua experiencia del hombre, del artista frente a sí mismo.

De Guerrero y de Kooning siempre se ha dicho que su arte era el resultado de mezclar el modelo europeo de la pintura con la gestualidad del lenguaje pictórico neoyorkino. Y quizás por eso su obras se han distinguido por su singularidad, por esa capacidad de libertad expresiva que siempre manifestaron. El color tiene en los dos una entidad propia, una vida y un valor que sólo se puede alcanzar con su conocimiento. Sus obras apelan a la emoción antes que al entendimiento, a nuestra piel antes que a nuestros ojos, a la sensualidad de la pintura antes que a su análisis. Pero aún así sabemos que aunque la abstracción descansa en la percepción, reside en el pensamiento. Ambos artistas ganaron la batalla de la pintura contra la forma y, conforme su edad avanzaba, su pintura se volvía más expansiva y radical. Guerrero y de Kooning son dos artistas que siempre han aceptado el arte de la pintura como es y siempre ha sido, sin intentar transformarlo, sin darle un rol ilustrativo o iconográfico al servicio de temas políticos o sociológicos.

  • Fechas: 8 de marzo de 2001 – 27 de mayo de 2001
  • Lugar: Centro José Guerrero
  • Organiza: Centro José Guerrero
  • Comisariado: María de Corral
  • Descargas: guerrero-de-kooning-1
    5.47 Kb